OFICINA DE PRENSA OPA

Dedicada al fortalecimiento pastoral de la Arquidiócesis de Mérida – Venezuela a través de los Medios de Comunicación Social

Mensaje al catequista

COMISIÓN EPISCOPAL DE BIBLIA Y CATEQUESIS
SEMANA DE LA CATEQUESIS 2012

MENSAJE A LOS CATEQUISTAS

¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras de Dios? (Jn 6,28)

Con este texto nos dirigimos a los catequistas en la Semana de la Catequesis que precede con poca distancia a la apertura del Año de la Fe que se realizará del 11 octubre de 2012 al 24 de noviembre de 2013. El Papa Benedicto XVI, en la Carta Apostólica por el Año de la Fe, vuelve a estas palabras del evangelio de Juan al recordarnos la necesidad de descubrir de nuevo “el gusto de alimentarnos con la Palabra de Dios (…) y el Pan de vida…”[1] (cf. PF 3).

¿Por qué fijarse en este texto? Porque sigue siendo el gran interrogante del hombre y la mujer de hoy, que siguiendo a Jesús, fascinado por su persona, quiere vivir de acuerdo a su proyecto al servicio del Reino de Dios.

Vale la pena no solo preguntarse, sino abrir el corazón para escuchar la respuesta de Jesús que resuena hoy como en Cafarnaum: “la obra de Dios es esta: que crean en el que él ha enviado” (Jn 6,29).

En el marco del Año de la Fe

Dedicaremos  el año de la Fe, a atravesar el umbral de laPuerta de la Fe(cf Hch 14,27), que nos pone como condición: que la Palabra de Dios sea anunciada y el corazón se deje plasmar por la gracia que transforma (cf. PF 1). Estamos pues invitados todos a abrir el corazón a la Palabra para ser luego con valentía y testimonio sus anunciadores con nuestras vidas, a renovar una “auténtica y sincera profesión de la misma fe” (PF 4).

Queridos catequistas, en el marco de la celebración de este año estamos llamados a adquirir con toda la Iglesia “exacta conciencia de su fe, para reanimarla, para purificarla, para confirmarla y para confesarla” (cf. PF 4).

Hay una relación  estrecha entre el Año de la Fe y el sínodo de los obispos que se realizará en el mes de octubre de este año donde se estudiará el tema “La nueva evangelización y la transmisión de la fe cristiana”. De aquí que estamos llamados no solo a seguir el desenvolvimiento del sínodo como una noticia más sino a participar de lleno, estudiando desde ya el “Instrumento de Trabajo”[2] así como hemos participado en la elaboración de las respuestas a los Lineamenta en el mes de noviembre de 2011.

“La obra de Dios es esta… creer en el que él ha enviado”.Los catequistas estamos llamados a un fuerte compromiso en nuestra misión para realizar procesos serios y graduales con los catequizandos (adultos, jóvenes, niños) para llevar la fe inicial, fruto del kerigma y de la primera conversión, a su desarrollo y madurez (cf. DGC 53). De esta manera pueden, con toda la comunidad eclesial, ponerse en el seguimiento de aquél que los llamó.

El Documento de Aparecida nos recuerda que “Jesús invita a encontrarnos con él y a que nos vinculemos estrechamente a él porque es la fuente de la vida (cf. Jn 15, 5-15)  y solo él tiene palabras de vida eterna (cf. Jn 6, 68)” (DA 131). Y más adelante, en el mismo párrafo señala que Jesús los eligió para vincularse íntimamente a su persona y participar de su misión: la vocación del cristiano es ser discípulo misionero.

Estas reflexiones nos ayudan a tomar conciencia de nuestra identidad cristiana y como catequistas a la vez que nos reafirma en la naturaleza de nuestra misión: no somos “maestros” de una doctrina, sino testigos de una Persona. “Lo que hemos visto, lo que  hemos tocado, lo que hemos oído… esto les anunciamos” (cf. I Jn 1, 1-4).

Lo dicho hasta aquí lo encontramos  en el Documento de Aparecida: “La admiración por la persona de Jesús, su llamada y su mirada de amor buscan suscitar una respuesta consciente y libre desde lo más íntimo del corazón del discípulo, una adhesión de toda su persona al saber que Cristo lo llama por su nombre (cf. Jn 14, 6). Es una respuesta de amor a quien lo amó primero «hasta el extremo» (cf. Jn 13, 1). En este amor de Jesús madura la respuesta del discípulo: «Te seguiré adondequiera que vayas» (Lc 9, 57)” (DA 136).

Para completar esta reflexión leemos más adelante: “Cuando crece la conciencia de pertenencia a Cristo, en razón de la gratitud y alegría que produce, crece también el ímpetu de comunicar a todos el don de ese encuentro. La misión no se limita a un programa o proyecto, sino que es compartir la experiencia del acontecimiento del encuentro con Cristo, testimoniarlo y anunciarlo de persona a persona, de comunidad a comunidad, y de la Iglesia a todos los confines del mundo (cf. Hch 1,8)” (DA 145).

A la luz del próximo Sínodo sobre la Nueva Evangelización

En este año la Semana de la Catequesis tiene una connotación especial: se realizará el próximo mes la XIII Asamblea general del Sínodo de los obispos con un tema que toca la esencia de la catequesis: “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”. Para eso les invito a profundizar  el Documento de Trabajo.

Algunos puntos a tomar en cuenta para la lectura: ante todo, este documento es fruto de los aportes de todas las Iglesias, con lo que refleja una vida y praxis pastoral. También nuestro sencillo aporte está ahí, con la experiencia de doce años de catequesis al servicio de la iniciación a la vida cristiana.

Un aspecto que vale la pena ahondar es lo que llama el Documento “Del Concilio Vaticano II a la nueva evangelización” (N° 10 al 14) y confrontarlo con nuestro Concilio Plenario, en particular con dos documentos que nos atañen directamente: La proclamación profética del Evangelio en Venezuela (PPEV) y La Catequesis (CAT), aprovechando los ricos comentarios que poseemos de esos documentos[3].

La estructura del documento en cuatro capítulos nos lleva gradualmente a la comprensión de los desafíos que tenemos por delante y cómo los primeros implicados somos las personas, agentes evangelizadores, en particular los catequistas, y las comunidades.

A partir del núcleo de nuestra fe en Cristo y su vivencia testimonial en la comunidad, se afronta la necesidad de la conversión pastoral (cf DA 365 – 372). En particular vale la pena profundizar en el sentido de la nueva evangelización en nuestra realidad concreta.

En el tercer capítulo encontramos los lugares en los que se desarrolla la nueva evangelización, la pedagogía, los agentes y el compromiso de todos de testimoniar la fe. El cuarto capítulo pone el acento en la iniciación cristiana como momento clave del proceso evangelizador y la exigencia del primer anuncio como llamada a la conversión y a la fe. De manera particular les invito a profundizar en los números 147 al 152 que llevan como título “Transmitir la fe, educar al hombre” que nos trae a la memoria aquel texto de la Constitución sobre la Iglesia y el mundo: “el misterio del hombre encuentra su verdadera luz en el misterio de Cristo” (cf. GS 22).

Queridos catequistas, en esta Semana de la Catequesis, una vez más, tenemos ocasión de volver al llamado primero que nos hizo el Señor Jesús a seguirle como discípulos y renovar nuestro envío como sus anunciadores (cf, Mc 3, 13-15). Y una vez más renovar nuestro compromiso con el proceso de maduración de la fe de los destinatarios de la catequesis que se llama INICIACIÓN A LA VIDA CRISTIANA de los adultos y los jóvenes.

Este llamado también nos compromete con la transmisión de la fe cristiana a las nuevas generaciones que hoy asume el nuevo paradigma de la catequesis al servicio de la iniciación cristiana de los niños y adolescentes para hacer con ellos no solo un camino que se queda en un rito, sino un proceso de crecimiento gradual en la fe que los lleve a un compromiso de vida con un proyecto de vida según el evangelio, al servicio del Reino.

María, la primera evangelizadora, la primera discípulo porque supo “escuchar la Palabra y ponerla en práctica” (cf, Mt 12, 49) nos aliente a tomar el camino de la conversión pastoral, asumiendo con valor el nuevo paradigma de la catequesis para ser respuesta de fe a la búsqueda de Dios.

Caracas, 16 de julio de 2012


[1] BENEDICTO XVI, Carta Apostólica en forma motu proprio Porta Fidei, con la que se convoca el Año de la Fe, N° 3 (de ahora en adelante: PF)

[2] El Documento de trabajo del Sínodo de Obispos 2012 se encuentra en la página web del Departamento de Catequesis de la CEV (www.catequesis-venezuela.es.tl).

[3]Ver Ediciones Trípode, Documentos Comentados.

Mons. Jesús Alfonso Guerrero
Obispo de Cabimas
PresidenteMons. Juan María Leonardi
Obispo de Punto Fijo

Mons. Diego Padrón S.
Arzobispo de Cumaná
Presidente CEV

María Irene Nesifma
Secretaria ejecutiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 noviembre, 2012 por .
OFICINA DE PRENSA OPA

Dedicada al fortalecimiento pastoral de la Arquidiócesis de Mérida - Venezuela a través de los Medios de Comunicación Social

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: